Trascender

Por Alfonso Arribas Se oye el motor de Titirimundi. Brama el mecanismo, pero yo prefiero escuchar un latido a un rugido. El bombeo del corazón del Festival, que se acelera en la víspera de levantar el telón. O en todo caso, el tañido de una campana que anuncia fiesta de guardar. Segovia se dispone a…