Pequeño, emotivo, brillante

Por Alfonso Arribas Resulta imposible no emocionarse cuando, al asistir a una representación teatral, sientes que los creadores del montaje alguna vez se colaron en tus sueños, escudriñaron tus reflexiones íntimas y compartieron, en silencio y seguramente agazapados, tu singular idea de la existencia. Suena pretencioso, pero me dio por pensar que tras esas excursiones…