Guixot de 8 - Garabato de juego - Titirimundi 2017

Plaza Mayor, Viernes 12 de 18:00 a 21:00 | Lunes 15 de 12:00 a 14:00

Plaza del Doctor Laguna, Sábado 13 y Domingo 14 de 12:00 a 21:00

Clasificación por edades: T.P.

(España)

“Ahora, que nos han restringido la imaginación haciendo que cada muñeca sirva tan sólo para una cosa y que cada mando dé solamente una orden, es necesario que una espumadera se convierta en un baloncesto pequeño y que de una cama vieja nazca un deporte nuevo, que una bicicleta vieja se convierta en un pájaro”. Esto es Gargot de Joc (Garabato de Juego), un montaje de una treintena de juegos construidos con materiales de recuperación y puestos a disposición del público para que juegue libremente.

Guixot de 8 es una compañía catalana que corre por el mundo con una furgoneta cargada de cacharros que se convierten en juegos como por arte de magia. Los hierros han sido seleccionados, troceados y ensamblados de nuevo por Joan Rovira, un hombre que de pequeño no era un manitas y que antes de dedicarse a inventar juegos ataba salchichas con una máquina en una fábrica de embutidos. Desde el año 1991 Guixot de 8 se ha desplazado más de seiscientas veces por España y el extranjero para que el público perciba de forma práctica que no todos los juguetes están en las tiendas, que los hay de fácil construcción y que se pueden autofabricar e inventar aplicando ideas y llevándolas a la práctica. Así pues, Gargot de Joc no se plantea como una actividad educativa, sino que pretende crear un espacio de juego donde el público se divierta. Para conseguirlo se formulan unas cuestiones fundamentales: Hay que poder resolverlas, aunque no en el primer intento, y su resolución tiene que ser subjetiva; los participantes no tienen que ser competitivos ni premiados; jugar tiene que ser divertido, y ver cómo juegan mientras esperas no tiene por qué ser aburrido; los juegos deben facilitar la relación entre los participantes aunque no se conozcan; y los materiales con los que están construidos tienen que ser fácilmente identificables. Guixot de 8, además, cuenta diferentes historias y explica los trucos para poder resolverlos.

Sorprende que sin una tarima y un equipo de sonido potente se pueda captar la atención de tanta gente. Sorprende que no se pierdan las piezas para jugar: imanes, bolas, fichas, etc. Sorprende que no se hagan colas y que no haya alboroto. Sorprende cómo cambia la dinámica de un momento a otro: primero son tres intentos y al cabo de un rato cinco, sin que nadie haya cambiado las normas. Sorprende la variedad de público que participa en una sesión de Gargot de Joc, porque es posible que jueguen a la vez un niño de tres años, una chica de catorce, una pareja de veinte, una familia completa o un abuelo con su nieta. Sorprenden los mismos juegos, que para algunos son esculturas y para otros son elementos mecánicos, piezas de museo, ingenios curiosos. Simplemente, sorprendente.

 

www.guixotde8.com/els-nostres-jocs