Teatro Konmo, Caperucita

No me como a nadie

Por Alexis Fernández De la lluvia a la casi insolación… Ahora me voy a desmayar un poco, como la abuelita de Caperucita… Qué ojos tan grandes tienes… Para ver mejor por la noche… Qué nariz tan grande, qué dices, para respirar mejor e ir por delante -con un par de narices, claro-, qué orejas, para…