Una ventana al mundo

Por Alexis Fernández Después de meterme en la terrorífica caravana de Bakélite, bebí dos sorbos de fantasía para empequeñecer y acercarme al teatro Tehb -directamente desde Moscú en su furgoneta y tras un viaje de seis días- donde una Carmen de España de 5 cm. me dio en los ojos con su vestido de cola…