TP. 45′ | VARIOS ESPACIOS

 

Al otro lado del desierto, a nuestras espaldas. Arriba en la montaña, bajando por la espina dorsal. Sobre el mar, bajo las narices. El día que estalló la guerra, nos fuimos de casa. Éste podría ser el resumen de un espectáculo como Invisible Lands, galardonado en el Festival Banialuka de Polonia en 2018. Un innovador montaje de teatro visual que une títeres y coreografía, alma y cuerpo a través de la colaboración artística entre el titiritero finlandés Ishmael Falke y la bailarina sueca Sandrina Lindgren. Desde 2011 comparten la aspiración de crear obras que desafíen la perspectiva del público sobre su entorno y su vida cotidiana. Sus espectáculos derivan de una mezcla de danza, teatro físico, títeres contemporáneos y teatro de objetos combinada con opciones sorprendentes y a veces poco convencionales. Como la forma de narrar cuentos o de crear técnicas que aúnen la manipulación de figuras en miniatura y el uso de los cuerpos como escenografía.

Livsmedlet Theatre - Titirimundi 2019

Inspirados en Las ciudades invisibles de Italo Calvino, en 2015 descubrieron que utilizando sus cuerpos podían crear lugares imaginarios, como las ciudades descritas en el libro del autor italiano. Y al mismo tiempo que investigaban, sucedían cosas en el mundo: la primavera árabe, seguida por una catástrofe humana a gran escala, cuando millones de personas huyeron de sus casas; tierras bombardeadas, el camino hacia Europa. Muchos murieron en el trayecto, muchos más siguen siendo hoy refugiados sin hogar, con pocas esperanzas de futuro. De ahí nace Invisible Lands, del drama de la vida real, mucho más cerca de lo que parece, de la necesidad de contar las historias de las víctimas de la política de nuestro mundo.

Y cómo contarlo… ¿Cómo salvar la brecha entre la forma en que vemos a los refugiados, casi como pequeñas figuras en una pantalla de televisión, y la experiencia física y psicológica que viven? A través del arte del teatro de títeres y objetos y la coreografía, Livsmedlet Theatre cuestiona la dificultad de relatar ese viaje, así como el tratamiento mediático sobre los migrantes, convirtiendo sus cuerpos en paisajes de figuras en miniatura sobre los que investigan esa “tierra de nadie” en la que se hallan. Una forma de hacer entender al público qué significa ser un refugiado en huida permanente.

Las rodillas son las montañas en las que está perdida una familia en miniatura mientras un helicóptero del tamaño de una caja de cerillas les busca. Los refugiados deambulan en un barco improvisado en un mar de barrigas… El cuerpo es sólo una plataforma escénica sobre el que contar el viaje al exilio mientras se filma en directo con mini cámaras. Auténtico teatro físico que deja al espectador sin palabras. Una manera de llevar a las víctimas del tráfico de refugiados en la piel.

PASES

Todas las funciones de este espectáculo